Publicador de contenidos

Lorenzo Fernández de Viana

Lorenzo Fernández de Viana

Lorenzo Fernández de Viana Sáenz de Ugarte nace en Lanciego (Álava) en 1866 en una familia humilde de labradores. Su interés por la escultura le lleva a trabajar como ebanista, primero en Logroño y después en Vitoria. Tras estos inicios más vinculados a la artesanía decide formarse como escultor. Se matricula en la Escuela de Artes y Oficios de la capital alavesa y en 1898 se instala en Madrid para acudir al taller de uno de los escultores más renombrados del momento, Aniceto Marinas. Fernández de Viana se mostraba muy orgulloso de este hecho y siempre lo consideró su maestro.

En 1907, pensionado por el Ayuntamiento de Vitoria, viaja a París; allí, además de su formación en la Academia Julian, visita muchos salones y exposiciones y se empapa del ambiente artístico de la ciudad. A su regreso, participa en la mayor empresa artística de la Vitoria del momento, la construcción de la Nueva Catedral. Ejerce también como profesor de la Escuela de Talla y Modelado, creada específicamente por la Diócesis de Vitoria para formar escultores y tallistas ante la magnitud del proyecto.

Viaja a Argentina en 1912, país donde desarrolla obras de envergadura e importancia, centrándose especialmente en la escultura aplicada a la arquitectura, trabajos que le permiten avanzar estilísticamente. No obstante, tras su regreso a Bilbao en 1917 y hasta su fallecimiento en dicha localidad en 1929, realiza una labor más convencional, muy plegada a los distintos encargos que recibe, aunque destaca por introducir temas folklóricos, cercanos al sentimiento nacionalista que el autor profesa.

Como la mayor parte de los escultores del momento, Fernández de Viana toca todos los géneros escultóricos (religioso, funerario, costumbrista, retrato, etc.) y emplea materiales muy diversos. Se encuadra dentro de la tendencia tradicional, de escultores de vena realista, con mucho oficio, que modelan de manera muy fiel y cuya mayor aportación se encuentra muchas veces en la elección de los temas.

El Museo tiene una pequeña colección de esculturas de este autor centrada en el retrato. Algunas pertenecen al ámbito familiar, más íntimo, como es el caso de Mi hija (h. 1916-1920) que muestra una joven de belleza clásica y serena. Se trata de una obra realizada con mucho detalle como puede verse en los relieves que decoran el cuello del abrigo, en el plegado de la boina o en los rizos que se escapan por debajo de la misma.

Este componente de intimidad se da también con su amigo, el pintor alavés Pablo Uranga, al que retrata y dedica la obra de forma cariñosa en 1908 Uranga, por su parte, pinta a Viana en el momento en que éste modela su retrato en el estudio. Era muy habitual entre artistas este juego de retratarse mutuamente con sus útiles de trabajo y poniendo en valor su actividad artística. 

Viana también se autorretrata en 1920. Se presenta como un hombre ya maduro, con su barba y bigote característicos, con expresión de concentración en el rostro y la línea de cejas muy marcada. 

Éxtasis es una obra más cercana al simbolismo, donde se muestra a una mujer joven con el rostro idealizado y que destaca por un acabado liso, muy pulido. 

Realiza también obras por encargo, como se aprecia en el busto de Sabino Arana (1919). En ella se prima la fidelidad en el retrato y destaca por la naturalidad en el modelado. 

Pablo Uranga

Pablo Uranga

Pablo Uranga Díaz de Arcaya nació en Vitoria el 26 de junio de 1861. Por lado paterno, pertenecía a una familia guipuzcoana con orígenes en Elgeta y de tradición militar; por la materna, a la nobleza alavesa, los Díaz de Arcaya, procedentes de Aberasturi (Álava), aunque con residencia en la capital alavesa. El fallecimiento con una diferencia de pocos años de ambos progenitores, dejan al pintor huérfano a la edad de 8 años, instalado en Elgeta y bajo el amparo de ambas familias que a partir de entonces velarán por el bienestar  y la educación de Pablo Uranga.

Tras estudiar en el internado jesuita de Orduña, donde despuntan ya sus dotes para el dibujo, llega a Vitoria con 16 años. Comienza aquí su particular periplo formativo que le llevará por distintas localidades españolas para culminar en París, centro de la vanguardia del momento. Acudirá primero a la Academia de Bellas Artes, actual Escuela de Artes y Oficios, de Vitoria durante dos cursos y  tras graduarse, se dirige a Jerez de la Frontera (Cádiz) a la Academia de Bellas Artes de Santo Domingo. Uranga ingresa años más tarde en la Academia de San Fernando de Madrid, coincidiendo allí con el pintor alavés Joaquín Bárbara y Balza, o el escultor bilbaíno Paco Durrio, con quien le unirá, a partir de entonces, una gran amistad. Por su llamada, acude Uranga a París a finales de 1889 y residirá en la capital francesa hasta 1897. Gracias a Durrio, Uranga conoce allí a Ignacio Zuloaga, pintor guipuzcoano que será su compañero y unos de sus mejores amigos. Estos años bohemios de París son años de alegría, formación, pero también de los más variados trabajos de subsistencia.

A partir de 1890 presenta su obra en el Salón de París primero y al año siguiente en el Salón de la Sociedad Nacional de Bellas Artes. De estos años parisinos, son las obras Gitana con abanico y Retrato de Vicente tocando la guitarra, de formato mediano-pequeño, y con los que Uranga se sentía libre para jugar con el tema, la composición y la pincelada.   Al mismo tiempo, realizaba retratos por encargo, más formales en su concepción como puede verse en la pareja de retratos de busto, Retrato de señora y Retrato de Vicente, y los de cuerpo entero, Retrato de Bonifacia Ruiz de Aldama y el de su marido,  Miguel Gómez Arriaga.

El momento más importante de su biografía parisina lo constituye su primera exposición individual, el 3 de marzo de 1897 en Le Barc de Boutteville. Uranga expuso allí 92 obras, mayoría óleos, entre los que destacaban  como sus temas favoritos los taurinos, a los que se aficionó en Jerez, el paisaje y los cuadros de tipos y costumbres. Sin embargo, y cuando el porvenir le era más favorable, abandona París y vuelve al País Vasco, instalándose en Elgeta. Desde esta pequeña localidad, se mantiene plenamente integrado en el grupo de vanguardia de Bilbao, conectado a través de sus amigos, Zuloaga, Losada, etc. y participando en numerosas exposiciones y proyectos artísticos. Junto con Zuloaga, pasa temporadas en Segovia y otras localidades castellanas pero sigue residiendo en Elgeta tras contraer matrimonio en 1903 con la maestra de la localidad, la vitoriana Prudencia Lejarreta.

Uranga se encuentra en un momento de madurez personal y artística que se va a reflejar en algunas de sus mejores composiciones. De esta época, destacamos Retrato de señora con perro, Procesión en Elgeta, Fiesta en el caserío o Mi familia, donde aparece pintando a su mujer y su primera hija, además de pequeñas composiciones de interiores, de perspectivas y coloridos muy personales como El lagar.

Hacia 1906 Pablo Uranga se traslada a su ciudad natal, Vitoria donde reside hasta 1918. Tuvo distintos domicilios y estudios en las calles, Rioja, Francia y por último en la  calle Fueros, aunque sus viajes por el País Vasco y por el resto de España, casi siempre acompañado de Zuloaga, serán continuos. De estos años destacamos dos retratos intimistas, su autorretrato que él mismo titula, El bohemio de Elgeta (1907) y del que el autor se sentía especialmente orgulloso y El escultor Viana (1908). En este pinta a Lorenzo Fernández de Viana, artista al que le unía además de amistad, camaradería ideológica en su militancia nacionalista vasca. En el cuadro, se ve al escultor en el momento en que modelaba en barro el retrato de Pablo Uranga (escultura que también podemos contemplar en la colección de este museo). Al periodo vitoriano corresponderían también la pintura de historia El prendimiento del General Liniers, que envía a la Exposición en conmemoración por  el centenario de la República Argentina, el retrato de Francisco Juan de Ayala y Ortiz de Urbina por encargo de la Diputación de Álava o la pintura de ambientación castellana Hombres de Segovia.

Aunque vuelve a mudarse a Gipuzkoa  -primero Okendotegi, posteriormente Martutene-, Uranga seguirá durante años muy vinculado a la escena artística bilbaína y a la Asociación de Artistas Vascos, participando activamente en sus certámenes y exposiciones. También recibe nuevos encargos de la Diputación de Gipuzkoa que le van otorgando un importante renombre y prestigio en la provincia, que aumenta con la adquisición del gobierno francés de una obra del autor, un retrato de primera época que había realizado a su amigo Zuloaga. El paisaje y la luz de la zona, son una nueva inspiración para el pintor: Paisaje de Zumaya, Barco carbonero en el puente Deba-Motrico pueden ser un ejemplo.

En diciembre de 1924 embarca junto a Zuloaga en lo que será la primera y única aventura americana del pintor alavés. Juntos recorren la geografía americana, Nueva York,  Palm Beach y finalmente La Habana, donde Uranga expone de forma individual.

Desde su vuelta, Uranga vivirá más retirado en su nueva casa del barrio de Loyola. Aun así,  siempre viajero e inquieto, busca hasta el final nuevos escenarios. En sus últimos años recorre la zona de la Rioja alavesa, Elciego, Labastida, etc. dejándonos obras como Calle Larrazuria (Labastida). Continua también participando en certámenes, como el convocado por el Ayuntamiento de San Sebastián para la realización de un retrato de la Reina Mª Cristina y que finalmente adquirirá la Diputación de Álava.

Uranga fallece el 6 de noviembre de 1934

Conoce otros autores

Ruta cercana

Ignacio Díaz Olano

Ver más
Ruta cercana

Joaquín Bárbara y Balza

Ver más
Ignacio Diaz Olano

Ignacio Díaz Olano

Ignacio Díaz Olano, nombre con el que firma y será conocido el pintor, nace en 1860 en Vitoria como Ignacio Salvador Díaz Ruiz de Olano. Sus primeros estudios los realiza en la Academia de Bellas Artes, después Escuela de Artes y Oficios, de la ciudad.

En 1877, con 17 años, se dirige a Barcelona para ampliar su formación en la Llotja; allí permanece durante tres años pensionado por la Academia de Bellas Artes y el Ayuntamiento de Vitoria. En esta época realiza el Retrato de su padre (1879).

A su regreso, expone sus primeros lienzos en establecimientos comerciales vitorianos y participa en la Exposición artística e industrial de Vitoria de 1884, donde consigue medalla de plata por una de sus obras. De 1887 a 1889, colabora como ilustrador en la revista satírica El danzarín, donde firma con el seudónimo de Galop.

Ya en estos años, a partir de 1890, comienza a enviar sus obras a la Exposición Nacional de Bellas Artes, el certamen bianual español más importante de la época. Con mayor o menor suerte, dada la enorme e importante competencia, participará en varias convocatorias hasta 1917, consiguiendo durante estos casi 30 años, algunos galardones y menciones, como iremos viendo.

De 1891 es el Retrato de Carmen Morales, entonces recién casada con Felipe Arrieta, amigo y benefactor de Olano y propietario de varias obras del autor. Gracias a su apoyo económico, el pintor se traslada a Italia en 1894. Roma es entonces, junto con París, destino casi obligado para los artistas, donde se enfrentan a la obra de los clásicos y frecuentan las numerosas academias y los estudios de colegas españoles y extranjeros que poblaban la ciudad. Son años de formación, viajes y producción que se materializan en lienzos de diversas temáticas y ejercicios compositivos ambiciosos. Desnudo, Paisaje de la campiña de Roma, Venecia, Hortelana con uvas o Las planchadoras, son algunas de las obras que acomete durante su estancia romana. Con esa última, obtiene  medalla de Tercera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes  de 1895 y es una de las pinturas que pasan luego a la colección de su protector, Felipe Arrieta. En Roma conocerá también a María Antonia Proietti, que será su modelo, pareja y figura constante en muchas de sus obras más importantes.  En esta época, retrata a su amigo Fernando de Amárica, que le visita en Roma y con el que emprende viaje de vuelta a España en 1896, tras pasar dos años en Italia.

Instalado en Vitoria y con estudio abierto en la calle del Arca, donde ejerce también como profesor, aborda en los siguientes años algunas de sus composiciones más conocidas y celebradas, Restaurante (1897), Rezo del ángelus en el campo (1899) y Vuelta de la romería del Calvario (1903), obras, entre otras, con las que aspiraba a conseguir alguno de los máximos galardones en las Nacionales, objetivo que nuevamente se les resiste.

Había conseguido plaza como profesor en la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria en 1901, donde ejercerá la docencia desde entonces.  A partir de ese año, pasa los veranos en Motrico, localidad guipuzcoana que le servirá de inspiración en muchas de sus obras de temática paisajística y de tipos y costumbres, como es el caso de la mencionada romería del Calvario, fiesta situada en ese enclave y con la que conseguirá la última de las distinciones obtenidas en la Exposición Nacional de 1904, Encomienda de número de la Orden Civil de Alfonso XII.

Durante las dos primeras décadas del nuevo siglo, pintará algunos retratos de su círculo íntimo; además del retrato de su madre, Madre del pintor, el retrato de Adrián de Aldecoa -su discípulo y amigo-, así como su Autorretrato, junto con otros, de encargo, como el de Jacinta Díaz de Mendívil y Velasco, ejemplo de retratística de la burguesía local.

Inicia en 1912 su labor como profesor en el Instituto de Segunda Enseñanza, que compaginará con su labor docente en la Escuela de Artes y en su propio taller.

Al tema del retrato, se unirán otros como el menos usual Vistiendo al torero, así como grandes composiciones de temática costumbrista localizados en el País Vasco, donde el autor sigue haciendo alarde del dominio de la composición, el dibujo y la pincelada; en concreto pinturas como El amor en el bosque, La siesta o Hilanderas y tejedores, última obra con la que participa en 1917 en las Nacionales, ya contando 57 años.

Ignacio Díaz Olano mantiene la doble actividad artística, como profesor y pintor durante los años 30, hasta su fallecimiento en 1937. De su última época son Niñeras en la Florida, La República (1931-32), un probable encargo al autor por parte de la Diputación de Álava con motivo de la visita a la ciudad del presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora en septiembre de 1932, Bodegón navideño con pescados -género más excepcional en el autor- así como las ambientadas en Motrico, donde plasma los ambientes y tareas del campo y de la pesca en composiciones clásicas como La hierba, Sardinera, Sin madre, Canción vasca o Esperando las lanchas.

Conoce otros autores

Ruta cercana

Pablo Uranga

Ver más
Ruta cercana

Joaquín Bárbara y Balza

Ver más


Programa verano museos Álava

 

Vista previa
Vista previa

 

 

educacion museo bellas artes

 

Visitas guiadas y talleres

 

 

Catalogo museo Bellas Artes

 

Catálogo de la colección

 

 

Audioguias museo Bellas Artes

 

Audioguías

 

 

Accesibilidad museo Bellas Artes

 

Accesibilidad

Catalogo museo Bellas Artes

 

Catálogo de la colección

Audioguias museo Bellas Artes

 

Audioguías

Amba. Conversaciones en el museo “Vida y obra de una pintora y poeta singular”

 

Vida y obra de una pintora y poeta singular

 

PONENTE:

Blanca Zabala

Pintora y escritora

 

La inquietud por las expresiones artísticas siempre ha acompañado a la artista vitoriana Blanca Zabala. En el transcurso de la conversación que mantendremos con ella, nos recordará sus inicios en la pintura, su estancia en la Escuela de Artes y Oficios, su relación con Mariano y Carmelo Basterra, con Enrique Pichot, con Enrique Suárez Alba... que tanto influyeron en su proyección como acuarelista de naturaleza viva. Haremos referencia igualmente a sus Exposiciones de Pintura en París, en Bélgica o en Nueva York.

 

 

Todo ese largo proceso culminó el pasado año con la aparición de la antología "Blanca Zabala. Pintura y poesía" en el que combinaba la pintura   con sus relatos en prosa poética. Todo ello nos servirá para conocer mejor a una mujer sensible que optó por la expresión pictórica en una época en la que el mundillo artístico estaba acaparado casi en exclusiva por los hombres.

 

Entrada libre hasta completar aforo.
Fecha
15/06/2024
Horario
12:00
Dirección

Paseo Fray Francisco 8

Municipio
Vitoria-Gasteiz

Ponente:
Blanca Zabala
Pintora y escritora  

 

Teléfono: 945 155 226 | 945 181 918         

E-mail: museobellasartes@araba.eus                     

Vista previa

Sábados musicales. Las mil caras del amor. Parte 2

Fecha
Sábado, 1 de junio
Horario
12:30
Vista previa

Amba. Conversaciones en el museo: "El libro como obra de arte"

Conferencia. Día Internacional de los Museos

 

El libro como obra de arte

 

PONENTE:

Celina Valdivia Sánchez

Licenciada en artes visuales por la Universidad de Guadalajara, México.

 

En esta ponencia presentaremos la evolución del libro partiendo de su uso común hasta convertirse en obra de arte. Haremos un recorrido a través de las vanguardias del siglo XX hasta nuestros días, con el fin de revisar obras que abarcan desde los formatos tradicionales, hasta los llamados libros objetuales, que en muchas ocasiones llevan las técnicas de impresión más allá de los límites disciplinarios.

 

Licenciada por la Universidad de Guadalajara con excelencia académica, Celina Valdivia cuenta con un Máster en medios de impresión, ilustración y acuñación artística por la Universiad de Castilla la Mancha y La Fábrica de Moneda y Timbre de España; y actualmente se dedica a tiempo completo a sus estudios de doctorado, cursando el quinto año en la Univerisad Complutense de Madrid. Su tema de investigación es la gráfica expandida y el uso de la gráfica como agente en las manifestacio­nes de arte contemporáneo.

 

 

 

Entrada libre hasta completar aforo.
Fecha
18/05/2024
Horario
12:00
Dirección

Paseo Fray Francisco 8

Municipio
Vitoria-Gasteiz

Ponente:
Celina Valdivia Sánchez
Licenciada en artes visuales por la Universidad de Guadalajara, México  

 

Teléfono: 945 155 226 | 945 181 918         

E-mail: museobellasartes@araba.eus                     

Trayectorias

Esta exposición muestra la obra de tres artistas vascos de la colección del Museo. Para la ocasión se han elegido las figuras de Juan de Echevarría, Gustavo de Maeztu y de Ángel Olarte, pintores con trabajos en su mayoría realizados durante el primer tercio del siglo XX.

 

Nacido en Bilbao y afincado en Madrid, Juan de Echevarría se decanta por los lenguajes pictóricos más vanguardistas tras su paso por París. El museo cuenta con pinturas de sus grandes series temáticas, los retratos de los escritores de la Generación del 98, las gitanas, las naturalezas muertas y los paisajes.

 

Gustavo de Maeztu, fue uno de los pintores más cosmopolitas de ente los autores vascos. Nacido en Vitoria-Gasteiz, residió en Bilbao, París, Londres o Madrid, afincándose finalmente en Estella (Navarra), donde falleció. Artista multidisciplinar, en la exposición se muestran óleos, dibujos, pasteles y acuarelas de un autor con un lenguaje muy personal. 

 

También nacido en Vitoria-Gasteiz, Ángel Olarte, destacó desde muy joven en el terreno artístico. Su trayectoria sin embargo se vio truncada por su temprana muerte a los 27 años. Un destacado conjunto de sus trabajos, pertenecientes a la colección del museo, dan testimonio de la modernidad de sus propuestas, con un lenguaje cercano a los planteamientos postimpresionistas y una importante carga simbólica en algunos de sus temas.

 

  Previous

 

Next

Fecha
15/05/2024 - 26/01/2025
Horario
Martes a sábados 10:00 - 14:00 y 16:00 - 18:30 Domingos y festivos 11:00 - 14:00 Lunes cerrado (excepto festivos) Martes después de lunes festivo, cerrado
Categoría
Exposición
Lugar
Museo de Bellas Artes de Álava
Dirección

Paseo Fray Francisco, 8

Municipio
Vitoria-Gasteiz

Precio
Entrada gratuita hasta completar aforo

María Antonia Proietti, la modelo italiana

Ignacio Díaz Olano y Fernando de Amárica, son los dos pintores alaveses más importantes de la época entre los siglos XIX y XX. Ambos artistas comparten vocación por la pintura, amistad y como vemos en esta pequeña muestra, la misma modelo en algunas de sus obras, la italiana María Antonia Proietti.

 

Ella fue la principal modelo de Ignacio Díaz Olano, pero en esta muestra de gabinete, vemos a la italiana retratada también por su amigo Fernando de Amárica. En total, siete obras en pequeño formato entre las que se incluyen óleos, un pastel, así como un dibujo a carboncillo inédito de Amárica, autor que también retrató a la niña María Ángela Mancurti, hija de la modelo.

 

María Antonia Proietti

 

Ignacio Díaz Olano conoce a Mª Antonia Proietti tras su llegada a Roma en 1894. Entablan una relación profesional y personal y tras dos años en la capital italiana, el pintor, la modelo y su hija, regresan a Vitoria y conviven integrados en la sociedad vitoriana. Proietti se hará cargo de la gestión del estudio y academia de Olano, además de seguir posando para algunos de los cuadros más emblemáticos del artista, que podemos ver en la sala permanente dedicada a Ignacio Díaz Olano en el museo.

 

Se desconoce la fecha en la que Mª Antonia Proietti abandona Vitoria y regresa a Italia, pero parece que podría haber sido entre 1907 y 1908.

 

  Previous

 

Next

Fecha
15/05/2024 - 26/01/2025
Horario
Martes a sábados 10:00 - 14:00 y 16:00 - 18:30 Domingos y festivos 11:00 - 14:00 Lunes cerrado (excepto festivos) Martes después de lunes festivo, cerrado
Categoría
Exposición
Lugar
Museo de Bellas Artes de Álava
Dirección

Paseo Fray Francisco, 8

Municipio
Vitoria-Gasteiz

Precio
Entrada gratuita hasta completar aforo
Vista previa
1 de 2
Vista previa
Vista previa
Vista previa
Vista previa