Publicador de contenidos

La procesión del Corpus en Lezo

Elías Salaverría comenzó su formación en la Escuela de Artes y Oficios de San Sebastián, donde fue alumno de Pedro Alejandrino Irureta. Posteriormente, gracias a una pensión del marqués de Cubas prosiguió sus estudios en Madrid, en la Academia de San Fernando, donde fue discípulo de Alejandro Ferrant y de Luis Menéndez Pidal. Viaja a París y allí conoce la obra de Coubert, Millet y Daumier, cuya influencia se verá reflejada en su producción posterior. Obtiene distintas medallas en certámenes artísticos internacionales y a partir de 1920 realiza una importante carrera como retratista, llegando a realizar retratos de la reina María Cristina y del rey Alfonso XIII. En 1944 fue nombrado Académico de San Fernando. Recoge en su pintura la tradición costumbrista vasca, con un estilo realista de marcada naturalidad y técnica contenida.

El artista aborda en este cuadro un género muy común en la pintura académica de su tiempo: la pintura religiosa que ya venía cultivándose desde finales del siglo XIX. En la obra se aprecia la intención de mostrar la religiosidad vasca mediante la robusta fila de hombres en primer plano y el grupo de mujeres que le sigue.

Basada en el dibujo académico, utiliza la luz para remarcar los retratos y demostrar sus habilidades de pintor. No muestra en cambio ningún interés por el ambiente impresionista ni por la pincelada más suelta.

 

 

Detrás de las vestimentas  oscuras de la gente sencilla, se aprecia un paisaje luminoso, aunque nuestra mirada se dirija al ropaje claro y elegante de los curas que están a la derecha. Es en estas figuras donde Salaverría  demuestra sus habilidades de pintor, especialmente en las capas y casullas de los dos sacerdotes en los que muestra una gran maestría para elaborar texturas y juegos de luz brillante.

El cuadro en su conjunto es contundente; se observa la misma monumentalidad de la gente corriente y la apariencia de retrato colectivo que en el Entierro de Ornans de Courbet, aunque en el cuadro que representa la procesión de Lezo la religiosidad sea el tema principal

La obra, un depósito de Museo Nacional Reina Sofía en este museo,   obtuvo en  1912,  Primera medalla en la  Exposición Nacional de Bellas Artes y en 1913, Medalla de oro de segunda clase en la Exposición Internacional de Bellas Artes de Munich.

 

 

Elías Salaverría (Lezo, Gipuzkoa, 1883-Madrid, 1952)

Óleo sobre lienzo
180 x 364,5 cm

[Nº 210]