Publicador de contenidos

Adán y Eva

Ángel Olarte es un artista vitoriano con una interesante trayectoria truncada por su temprana muerte. Desde muy pronto vio la necesidad de salir a formarse fuera de Álava, por lo que tras una primera formación en la academia de Ignacio Díaz Olano y en la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria, decide junto a otros artistas alaveses de su generación (Saturnino Ortiz de Urbina, Ezequiel Carreras y Obdulio López de Uralde) instalarse en Madrid. Posteriormente marcha a París a continuar sus estudios y compagina esta estancia con viajes a distintas ciudades italianas y alemanas.

 

 

Un número importante de obras ejecutadas en la capital francesa fueron expuestas en 1921 en una muestra individual que se celebró en el Salón de Exposiciones del Ateneo de Madrid, en las que se constataba su cercanía a los planteamientos del postimpresionismo. La exposición fue un éxito, ya que a pesar de la juventud del artista, con apenas 24 años, supo asimilar los lenguajes modernos imperantes en París. Pocos años más tarde, la enfermedad (tuberculosis) lo fue alejando de los círculos expositivos aunque no de la actividad pictórica.

 

 

Adán y Eva fue realizada en Roma en 1923. Se trata de una obra de raigambre clásica, tanto en el tema bíblico como en la composición, pero con una fuerte carga simbolista, quizá influido por la figura del pintor suizo Ferdinad Hodler, como apunta su biógrafo Santiago Arcediano. Son dos figuras monumentales, frontales, que ocupan casi la totalidad de la composición; se encuentran en el jardín del Edén, que está tratado de una forma sintética. El autor se sentía especialmente orgulloso de ella: "...me gusta bastante y ha gustado mucho a todos los que lo han visto. Desde luego este cuadro indica una nueva manera que muy bien pudiera ser la definitiva. Es desde luego, cosa mucho más elaborada que todo lo anterior".

Ángel Olarte (Vitoria-Gasteiz, 1897-1924)

Óleo sobre lienzo
148,5 x 148,5 cm

 

[Nº 779]